© 2050 by Marián C.P.

Proudly created with Wix.com

Síguenos en:

Para más información:

  • Google+ Social Icon
  • Wix Facebook page
  • Blogger Social Icon
  • Wix Twitter page

Psicopatología. Estados patológicos en los procesos mentales

Actualizado: 17 de may de 2018

Autora: Fátima Servián Franco

#estrés, #flexibilidad, #personalidadanormal, #personalidadsana, #resistencia, #saludpsicológica

La psicopatología es una oposición al estado de salud, tal y como es definida por la Organización Mundial de la Salud, se centra en estudiar los procesos que pueden inducir estados “no sanos” en el proceso mentalTheodore Millon indicó que la Psicopatología es una consecuencia de las mismas fuerzas implicadas en el desarrollo del funcionamiento normal.


Las personas poseen una personalidad normal, sana, cuando manifiestan capacidad para afrontar el ambiente de un modo flexible y cuando sus percepciones y conductas típicas fomentan el aumento de la satisfacción personal. Por el contrario, cuando las personas responden a las responsabilidades diarias de forma inflexible o cuando sus percepciones y conductas tienen como consecuencia un malestar personal o una reducción de las oportunidades de aprender y crecer, entonces podemos hablar de un patrón patológico o desadaptativo.



En concreto hay tres características del flujo del comportamiento que se utilizan como criterios diferenciadores:

  1. Inflexibilidad adaptativa: rigidez e inflexibilidad en las estrategias de relación con los demás; poca adaptación a las circunstancias y además produce reajustes en el ambiente ante estímulos objetivamente neutros.

  2. Estabilidad tenue: fragilidad o falta de resistencia bajo condiciones de estrés subjetivo.

  3. Círculos viciosos: patrones conductuales que generan y perpetúan las dificultades existentes.



En cuanto a la personalidad sana se caracteriza de al siguiente forma:

  1. Resistencia al estrés

  2. Tolerancia a la frustración

  3. Carácter autónomo

  4. Competencia profesional y personal

  5. Habilidad para establecer relaciones interpersonales satisfactorias.

Al hablar de salud psicológica estamos indicando que existen pocas diferencias entre cómo uno se ve a sí mismo, cómo le gustaría ser y que exigencias sociales cree que debe cumplir. En todo caso, el más importante indicador de alteración y trastorno psicológico es el malestar subjetivo definido como dolor, sufrimiento, conflicto y desmoralización.


La psicopatología, en términos generales, se ocupa del estudio de la conducta anormal. Lo difícil viene a la hora de definir qué se entiende por “anormal”. Sobre este asunto no puede haber unanimidad ya que coexisten múltiples criterios de anormalidad, tales como el estadístico, el social, el subjetivo y el biológico. La realidad es que ninguno se basta por separado, más bien se complementan.




En resumen, los elementos que definen un comportamiento o una actividad mental como anormales no difieren de los que definen la normalidad más que en términos de grado, extensión y repercusiones, lo cual indica la conveniencia de adoptar criterios dimensionales para caracterizar la psicopatología. Existen, por tanto, grados de anomalía o alteración mental, pero no todos implican ausencia de salud mental.




9 vistas